miércoles, 24 de junio de 2015

El futuro de la moda ya está aquí, y es verde

Dos propuestas de la firma Ecoalf que utiliza materiales reciclados/Imagen cedida por la firma/EFE
MODA Y FUTURO

El futuro de la moda ya está aquí, y es verde

En el cambiante mundo de la moda, adivinar si dentro de una década los pantalones se llevarán anchos o estrechos es imposible, pero los creadores de moda sostenible sí tienen clara una cosa: la moda del futuro será verde, o no será.
Madrid, jun (EFE).- Las firmas españolas EcoalfThe IOU Project y SlowFashionSpain, pioneras en materiales reciclados y responsabilidad social, hablaron de los retos a los que se enfrenta la industria de la moda para crear una producción sostenible, en el segundo debate del ciclo “Encuentros Verdes”, organizado por las áreas de EFEverde EFEestilo de la Agencia EFE en colaboración con Fundación Biodiversidad en el marco del proyecto Encuentros Verdes.
Kavita Parmar, fundadora de la firma The IOU Project, defendió que para conseguir un planeta sostenible es necesario que “se consuman marcas que hacen algo de verdad, no las que sólo te venden la etiqueta”.
La marca de Parmar vela por el medio ambiente y por las personas que están detrás de cada prenda producida, a las que siempre pone rostro en su web, porque cree “somos más éticamente correctos cuando vemos la cara de alguien”, pero se niega a que la clasifiquen bajo denominaciones como “comercio justo” o “moda verde” porque “son etiquetas que adormecen a la gente” y quiere clientes “que se hagan preguntas”.

Camisetas de café

Javier Goyeneche, de Ecoalf, explicó que no hay estrategia “más sostenible” que no seguir consumiendo los recursos del planeta, “porque no hay que seguir cavando cada vez más profundo para encontrar petróleo”. Para fabricar, “ya está el reciclaje”.
Él ha apostado por la investigación, fabricando con su firma prendas con plásticos de botellas, redes de pesca o incluso posos de café, sin olvidar la parte estética, necesaria para que el diseño consiga romper “tabúes como que la moda verde tiene estética hippy” o para que se olvide “el sentido peyorativo de la palabra reciclaje”.
Goyeneche opina que es “difícil desacostumbrar al público a lo barato, sobre todo a los jóvenes, que piensan que una camiseta puede costar 4 euros”, una idea que ratifica Parma, quién matiza que el sistema de producción de las empresas tradicionales “no ha aprendido a fabricar barato, si no que ha limitado a sacar de la ecuación los costes humanos y de medio ambiente”.

Porvenir verde

El futuro, en cambio, lo ve con más luces que sombras: “Las cosas van a cambiar, o formamos parte del cambio o nos quedamos mirando”, sentenció la fundadora de The IOU Project.
La experiencia del cambio la vive día a día Gema Gómez, impulsora de la plataforma SlowFashionSpain: “Aunque el coste de la ropa sostenible es más elevado, el cliente que compra, siempre repite”.
“El precio barato de una prenda lo pagamos todos de una manera u otra”, ha subrayado Gómez, porque estamos conectados por tierra y aire, y las consecuencias de lo que pase en China también llegarán, asegura la fundadora de una plataforma de profesionales, que asesora a pequeñas firmas que quieren sumergirse en el mundo de la sostenibilidad.
Los tres ponentes coincidieron en que las administraciones y los bancos no están por la labor de apoyar este tipo de proyectos. En palabras del fundador de Ecoalf: “La figura del emprendedor recibe muchos premios, pero no ayudas”.
Sin embargo, el positivismo flota en el ambiente, y mientras que Parmar afirma que el cambio ya está en marcha, y que “ahora se ven muchas cosas que hace sólo cinco años no se veían”, Gómez recalca que no hay más remedio porque “no hay un plan B”. Y un “planeta B”, tampoco.EFE